Los documentos de la Casa de la Contratación de Indias: su significación como instrumentos de gobierno

Por Francisco Fernández López, Universidad de Sevilla

Ordenanzas_de_la_Casa_de_la_ContrataciónLa Casa de la Contratación fue el primer organismo creado para el gobierno de las Indias. Comenzaba con su fundación el proceso de institucionalización para administrar los nuevos territorios descubiertos. Como institución delegada de la Corona, la Casa ejerció diferentes funciones en materia de gobierno para cuyo cumplimiento desarrolló unas prácticas y se valió de los documentos como principales instrumentos para ejercerlas. Estos documentos viajaban a través del Atlántico y generaban nueva documentación en aquellas tierras que volvía a la Península para certificar que se había cumplido lo ordenado por el rey y por la Casa, en su nombre. Pero esta forma de gobierno en la distancia a través de los papeles también comportaba obstáculos y limitaciones sobre los que, asimismo, se pretende reflexionar.

El 20 de enero de 1503, los Reyes Católicos fundaron la Casa de la Contratación como primer organismo para el gobierno de las Indias. Comenzaba así un proceso de creciente institucionalización para administrar los nuevos territorios descubiertos.

Las ordenanzas fundacionales erigieron a la Casa como una oficina aduanera y de comercio. En sus dependencias se debían almacenar, vender y contratar las mercaderías, mantenimientos y aparejos para enviar a Indias y las que de aquellas tierras se enviaran a Castilla. Al frente de la institución se designaron tres funcionarios: un factor encargado del trato comercial; un tesorero que recibía las mercancías y el dinero; y un contador o escribano que llevaba el registro de la Casa. Entre sus funciones se encontraba la de estar informados de la situación en la que se hallaba el mercado y de lo que se necesitaba en las Indias para, de esta forma, comprar las mercancías a buen precio y tener habilitado con tiempo todo lo que allí se hubiese de remitir. En relación con este mismo tema, se les encargaba también llevar asiento puntual y minucioso de todas las operaciones que realizasen; equipar y aprestar navíos que habrían de utilizarse en ese tráfico; proporcionar instrucciones acerca de la navegación y de la manera de entregar los cargamentos, etc.

Como se puede observar, las funciones que se le asignaron en un principio fueron esencialmente mercantiles, aunque pronto estas tareas se fueron ampliando y diversificando, abandonando su faceta más comercial. Este cambio tuvo mucho que ver con un temprano abandono de la idea de “capitalismo de Estado” por parte de la Corona.

Las competencias de Gobierno de la Casa de la Contratación

El carácter económico y fiscal de la Casa ha sido el que siempre el que se ha resaltado, pero su organización institucional fue mucho más compleja. La Casa ejerció diferentes competencias en materia de Gobierno que le habían sido delegadas por la Monarquía. Como órgano rector de la Carrera de Indias fue centro de control del tráfico y la navegación ultramarinas, sin cuya autorización y consentimiento nada se podía llevar ni traer de las Indias, y encargado de examinar las condiciones de navíos y tripulaciones; departamento de organización y apresto de armadas que aseguraban la protección y defensa del comercio; depósito de caudales del rey, particulares y garante de los bienes de difuntos; y departamento de control de la emigración a Indias, mediante la inspección y registro de pasajeros.

Edificio que formó parte de la Casa de Contratación de Indias, en la parte oeste del Patio de la Montería del Alcázar de Sevilla, wikicommons.

Asimismo, fue tribunal de justicia en pleitos civiles – excepto en cuestiones mercantiles que pasarían al Consulado – y criminales en todo lo relativo al comercio y navegación con las Indias. De este modo la Casa adquirió una estructura similar a la de los Consejos con una Sala de Gobierno y otra de Justicia.

Pero además la Casa se instituyó también como oficina hidrográfica y escuela de navegación, al incorporar a su personal el cargo de piloto mayor, en cuyas dependencias se impartían cursos de náutica y examinaban y aprobaban pilotos y rutas.

Desde el punto de vista de las funciones de Gobierno – que son a las que he dedicado mi investigación – la Casa de la Contratación actuó como un organismo colegiado. La Sala de Gobierno estaba formada por el presidente y los jueces oficiales, a quienes correspondía la toma de decisiones en los asuntos que competían a la institución.

El colectivo de los oficiales de la pluma y ministros de papeles

Para auxiliar a los órganos decisorios de la Casa en la resolución de los negocios fue de enorme trascendencia el papel jugado por un colectivo profesional, el de los oficiales de la pluma y ministros de papeles.  Escribanos y oficiales de la Contaduría fueron los expertos en la gestión y en la escrituración de documentos que trabajaron en la Casa interpretando y transmitiendo por escrito las decisiones.

Los escribanos y sus ayudantes redactaban las peticiones de los particulares y en su oficio se  extractaban y se preparaban para presentar su contenido a los jueces oficiales, anotaban las resoluciones y las pasaban a los oficiales de la Contaduría para que las extendiesen en documentos adecuados a sus contenidos y a sus destinatarios. Por su parte,  la Contaduría actuó no solo como órgano contable de la Casa, sino también como verdadera Secretaría acaparando gran parte de las competencias documentales de la institución. Era la oficina responsable de la expedición documental, del control administrativo de los negocios y documentos y de su archivo definitivo. Sus oficiales, especializados por asuntos, preparaban la documentación para facilitar la toma de decisiones del presidente y los jueces oficiales, escrituraban de la resolución para comunicarla a los interesados,  y controlaban de la documentación recibida y expedida como garantía de la tramitación que se había seguido, para lo cual llevaban diversas clases de libros registros y administrativos.

La riqueza documental de la Casa de la Contratación

Normalmente, se ha asociado a la Casa con estos distintos y variados tipos de libros, sobre todo los de carácter contable, pero su capacidad documental fue mucho más rica y diversa, tanto en la gestión y generación de expedientes, como en tipos documentales sueltos a través de los cuales comunicaba las resoluciones adoptadas. En este sentido es importante resaltar dos aspectos.

Carta acordada

Carta acordada expedida por la Casa de la Contratación (1600), Archivo General de Indias, Contratación, 4981

Por un lado, las prácticas documentales que se fueron adoptando en la Casa de la Contratación y que terminaron por configurar un procedimiento no regulado en el que la escritura jugó un papel fundamental. En el análisis de este procedimiento se pueden detectar varias fases que responden a distintos pasos en la gestión de los documentos, desde la recepción de la documentación que llegaba a la institución hasta la expedición de la resolución y su notificación. Estas prácticas fueron cristalizando en distintos tipos de expedientes que surgieron en las instituciones la monarquía como forma de facilitar la resolución de los negocios y como aval de la actuación y proceder de los oficiales que trabajan en ellas.

Por otro lado, el valor y el significado que alcanzó el documento escrito como uno de los elementos fundamentales de gobierno e información. Mediante el documento escrito la Casa de la Contratación, por una parte, daba a conocer y hacía cumplir sus órdenes y, por otra, se informaba de los negocios y sucesos ocurridos en los alejados territorios indianos y los comunicaba al rey y al Consejo de Indias. En este sentido, es importante reconocer que la Casa fue una institución delegada de la monarquía, pero no un organismo supremo, actuando en nombre del monarca pero nunca como si fuera el propio rey. Este hecho tiene una importancia crucial en el terreno documental: la Casa nunca expidió documentos intitulados por el rey, ni, por supuesto, validados con el sello mayor del rey, pues nunca poseyó un sello de este tipo.

Son muchos los temas propuestos, algunos de enorme complejidad, pero el objetivo no es otro que ofrecer una visión distinta de la que hasta ahora se ha tenido la Casa de la Contratación y que la perspectiva propuesta ayude a comprender el funcionamiento de las instituciones delegadas de la monarquía y el papel jugado por la escritura, el documento y las personas que se encargaron de gestionarlos en la formidable tarea que supuso el gobierno de las Indias.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *