Mecanismos de persuasión del poder regio en Indias: el recibimiento del sello real en la Real Audiencia y Chancillería de Lima

Por Julio Alberto Ramírez Barrios, Universidad de Sevilla

El sello real fue concebido desde su nacimiento en la Edad Media no solo como el principal signo de validación de la cancillería regia, sino también como símbolo y encarnación del mismo rey y su jurisdicción suprema. La lejanía de los nuevos territorios conquistados y la permanente ausencia del monarca potenciaron este valor representativo del sello real, convirtiéndose en un importante mecanismo de persuasión del poder regio. En esta comunicación analizaremos el ritual que envolvía al recibimiento del sello en Indias, fastuosa escenificación que recordaba a los súbditos la grandeza de su rey, distante en el espacio pero no así en las creencias, en los sentimientos, ni en las mentalidades.

“La presencia de los príncipes es fecunda como el sol, todo florece delante de ella, y todo se marchita y se seca en su ausencia”.

Así expresaba a mediados del siglo XVII el escritor y diplomático Saavedra Fajardo en su celebérrimo tratado Idea de un príncipe político cristiano, los beneficios de la cercanía del monarca, y por ende, los perjuicios que su ausencia podía ocasionar. La figura del rey era fundamental en la concepción organicista de la comunidad política en el Antiguo Régimen, como cabeza y alma del cuerpo del reino cuyos miembros serían los súbditos. Rey y súbditos a los que unían vínculos afectivos, de lealtad y de fidelidad.

Leviathan, Thomas Hobbes

Detalle de la portada del Leviathan de Thomas Hobbes, 1635

Cabe preguntarse cómo fue posible el dominio de la Monarquía Hispánica durante siglos sobre unos territorios tan lejanos, extensos y diversos como las Indias. Cómo se mantuvieron vivos esos lazos entre el monarca y sus súbditos. La monarquía tuvo que apoyar el ejercicio del poder en una serie de mecanismos que permitieran solventar las dificultades que las ya referidas distancia y ausencia regia podían provocar. A la coerción inherente a todo proceso de descubrimiento y conquista, hubo de unírsele toda una serie de mecanismos de persuasión, donde el símbolo hizo tangible la presencia del monarca a través de un ceremonial que en Indias fue potenciado y magnificado.

Ceremonias y símbolos regios en América: el recibimiento de la matriz del sello real

Las ceremonias y símbolos regios en América han sido objeto de una cantidad no desdeñable de estudios, desde distintos puntos de vista. Sin embargo, una de estas ceremonias, quizás la más importante por lo que representaba, no ha merecido igual suerte. Me refiero al recibimiento del sello real, símbolo que personificaba y encarnaba a la misma persona regia, y que le hacía presente como ningún otro allí donde estuviera ausente.

recibimiento

Entrada del Sello Real a Santafé. Óleo de Luis Núñez Borda, ca 1935

El recibimiento de la matriz del sello real recuerda en su concepción y plasmación pública a las entradas reales, pero también en su propio significado y esencia, como un acto de sumisión y expresión de lealtad del reino.

Tenemos noticias de muchas de estas ceremonias de recibimientos del sello en las distintas Audiencias indianas, especialmente del dispensado al sello con el que se establecía cada una de ellas. En esta ocasión me centraré en el recibimiento del sello en la Audiencia y Chancillería Real de Lima, por ser objeto de mi tesis doctoral y permitir una comparativa con recibimientos posteriores. Dos tipos de fuentes nos narran el recibimiento de este primer sello real. Por un lado, el testimonio que del mismo recogió Jerónimo de Aliaga, escribano de cámara de la Audiencia. Por otro, las múltiples crónicas que sobre los primeros años del virreinato peruano se escribieron.

Las Leyes Nuevas promulgadas por Carlos I el 20 de noviembre de 1542 establecieron la creación del Virreinato del Perú y de una Audiencia Real con residencia en la ciudad de Los Reyes, a quien correspondía la custodia del sello real. No hizo falta la apertura de un nuevo sello para la recién creada Audiencia, pues Carlos I dispuso que se utilizara el sello que hasta el momento había pertenecido a la Audiencia de Panamá. El sello real fue recibido el 1 de julio de 1544 en una Lima engalanada para la ocasión, con igual autoridad que si fuese el mismo monarca. La ceremonia se desarrolló en dos escenarios distintos, fiesta pública por las calles de la ciudad de Lima y ceremonia privada en las dependencias de las casas reales,  cada uno con significado y función propia.

Una fiesta pública alrededor del sello real

Como decía, primero tenía lugar la fiesta pública, con participación de autoridades y vecinos, en un acto de sublimación del poder real ante sus súbditos, y de adhesión y lealtad de los súbditos a un monarca que en ese momento se les hacía presente. Llegado el sello real a las proximidades de Lima en compañía de los oidores, fue recibido por el virrey, los oficiales reales y los miembros del cabildo de la ciudad, en presencia de muchos vecinos a pie y a caballo. Allí, mandó el virrey abrir un cofre donde se hallaba la matriz del sello que fue mostrado a todos los presentes para que recibiera el acatamiento y reverencia debida como a insignia del rey, tras lo cual fue devuelto al cofre, donde permanecería durante todo el recorrido hasta llegar a las casas de la Audiencia. Que el sello quedara oculto lo envolvía en un aura mistérica, que lo reforzaba como fetiche en el imaginario colectivo. A diferencia de otros recibimientos posteriores, no hubo ceremonia en la iglesia, donde el sello era “sacralizado” en un ritual que recordaba a la consagración. Quizás se deba a que el protocolo no estuviera aún maduro, cosa que ocurriría a partir de la segunda mitad del siglo XVI.

De nuevo en el cofre, el sello era subido a un caballo ricamente engalanado y cubierto con una bandera carmesí con las armas reales. Puesto de dicha forma, el sello iniciaba su trayecto hacia la ciudad, en cuya entrada se dispuso un arco de madera. Entonces, el virrey mandó a los alcaldes tomar las riendas del caballo que portaba al sello, siendo introducido bajo un palio de raso carmesí con las armas reales y llevado por los regidores. Entraba en escena el palio, elemento que remitía directamente al monarca, claro exponente de la identificación existente entre este y el sello, y cuya utilización por parte de otras autoridades fue objeto de debate y controversia, principalmente por los virreyes.

Continuó el cortejo hacia las casas reales, en cuyas escaleras, el virrey, ya descabalgado, junto a los oidores, quitó el cofre del caballo y lo entregó a los alcaldes, los cuales lo introdujeron en las casas reales.

Recibimiento de la matriz en la Audiencia Real

Hasta aquí la celebración pública y participativa, con el sello ya en el lugar donde debía ser custodiado y dándose paso a la ceremonia interna, muy distinta a la precedente, desprovista del carácter festivo, pero igualmente solemne, como correspondía a la persona regia. Ya en la Audiencia, Juan de León, canciller, llevando consigo el cofre todavía bajo palio, se encaminó hacia la sala del Real Acuerdo donde las distintas autoridades de pie y con los sombreros en las manos tomaron el cofre, sacaron el símbolo regio con gran acatamiento y lo fueron besando y poniendo sobre sus cabezas, demostrando de este modo la veneración y respeto que la persona del monarca debía recibir. De aquí fue puesto sobre una rica silla cubierta con un paño de brocado, situada entre el virrey y los oidores, que procedieron a jurar sus cargos ante el sello real.

Audiencia Real: Presidente y oidores de su majestad y alcaldes de corte y fiscal, alguacil mayor de este reino. From Felipe Guaman Poma de Ayala (ca. 1550-1616): Nueva corónica y buen gobierno. (Ms. Copenhagen, Royal Library, GKS 2232), p. 488

De este modo quedó establecida la Audiencia de Lima, después de una solemne escenificación que recordaba a los súbditos la grandeza de su rey, distante en el espacio pero no así en las creencias, en los sentimientos, ni en las mentalidades. Pero no solo el rey legitimaba su poder ante sus súbditos. Los distintos poderes que participaban en la ceremonia se legitimaban al mostrarse cercanos al monarca. En definitiva, el recibimiento del sello real funcionó como un importante resorte para el gobierno de las Indias. Esa era la función del rito, de la imagen, de la ceremonia, la vinculación del rey con una comunidad tan distante, aglutinante de afectos y lealtades.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.